2000 – Staatsraad-Lehmkuhl (Diario de a bordo)

19 junio – 18 octubre 2019

Por David Sarró Cañizares

Voy a escribir este diario, al que me he atrevido a llamar “Diario de a bordo” aprovechando que la imagen del puzzle es la de un barco, contando cómo voy haciendo el puzzle, un puzzle de una de las temáticas que más me gustan; espero que no deje de escribir y que si algún día alguien lo lee se divierta y entretenga, que es de lo que se trata. Empecemos…

19 de junio de 2019.  Empiezo el puzzle, he clasificado las piezas en cinco grupos, a saber: borde, blancas, mar, cuerdas y barco. Los dos grupos que más piezas se han llevado son las cuerdas y el barco, creo que las cuerdas van a ser un guebradero de cabeza. No hice nada más.
Voy a empezar con el borde, y en seguida con el mar, calculo que serán entre ambas unas 500-600 piezas. Ya iré contando.

21-23 de junio de 2019. He clasificado las piezas de mar por forma y empezado a colocar piezas, primero las olas color blanco y luego las más verdosas. Ahora empieza lo duro, son todas más oscuras y no se diferencian unas de otras… Pongo una foto de lo poquito que he puesto:

25 de junio de 2019. Finalizada la parte de mar, creo que la más fácil. He clasificado las blancas, y puesto alguna. Empieza lo difícil…

26 de junio de 2019.  Pues puse 16 piezas blancas… y ahí me quedé, jajajaja, qué desastre. No tenía referencias y me faltaban muchas que tenían cuerdas y que están clasificadas aparte, así que opté por dejarlas de momento (a las piezas blancas).

Me puse a clasificar por formas todas las piezas que tengo del barco, incluidas velas, y conseguí acabar la clasificación, aunque no puse ninguna pieza. Ya contaré a ver qué tal me va.

Llevo unos días pensando si utilizar el rollo de puzzle o hacerlo, como lo tengo por ahora, por tablas. Lo bueno del rollo es que tengo extendido todo el puzzle y eso me ayuda bastante; lo malo, que para extenderlo en su totalidad tengo que despejar la mesa del salón, y cubrir toda la mesa con el rollo… ello quiere decir problemas con Sara, jajajaja, qué cruz. Lo bueno de las tablas es la comodidad a la hora de ir haciéndolo, ocupando poco espacio (4 tablas de 60×42); lo malo es que solo veo una pequeña parte del puzzle, y me retarda y dificulta mucho el puzzle, aparte, y quizá sea lo más importante, que no lo disfruto igual.

Pues eso, que ahí estoy dándole a la cabeza, aunque casi seguro que lo siga haciendo por tablas con tal de no molestar en demasía.

8 de julio de 2019. Llevo unos días que no he puesto ni una pieza…el finde han estado aquí Pili, Jose y David y no he podido hacer nada. De todas formas, estoy en una etapa complicada, me he puesto a hacer las velas, que son un montón de piezas y que me tienen embarrancado, nunca mejor dicho. A ver si antes de irnos a la playa le puedo dar un empujoncito.

Por cierto, de momento sigo con las tablas.

11 de julio de 2019. Voy avanzando —lentamente— con las velas. De momento están hechas casi en su totalidad el primer gran grupo de cuatro (empezando por la izquierda), y bastante avanzadas el segundo grupo, lo señalo sobre la foto del puzzle:

Me quedan el mástil con la vela enrollada de la izquierda y el grupo de tres sueltas de la derecha, de todas ellas no he hecho nada todavía.

Por el número de piezas de velas que tengo en tablas —tres tableros llenos—, calculo que habré puesto aproximadamente la mitad de las velas. A este ritmo, y si en agosto se me da bien, creo que podré acabar el puzzle para finales de ese mes, pero si no puedo dedicarle mucho y al ritmo que voy ahora no lo acabaré antes de mitad de septiembre. Me da mucha rabia tener que hacerlo por tablas, me ralentiza mucho y se disfruta menos; es lo que hay, pero cuando veo que la gente lo extiende en una mesa enorme, y va poniendo fichas por todo el puzzle extendido, ahhhhhhhhhhhhhhhh… qué envidia, jajajaja… sana, ¿eh? Que mejor es hacerlo por tablas que no hacerlo.

12 de agosto de 2019, Tras el parón veraniego (julio), ya veo que en agosto imposible acabarlo, y al paso que voy ya veremos si en septiembre… no digo más. Desde la vuelta de la playa he avanzado bastante en el tercer grupo de velas, el problema es que como no tengo el puzzle desplegado en su totalidad no soy capaz de ver muchas veces dónde van colocadas las piezas, lo que me ralentiza bastante; no obstante, y como siempre digo, pieza que colocas es una menos a buscar, por lo que, aunque sea “piano a piano”, vamos avanzando, lentamente, eso sí.

11 de septiembre de 2019. Después de casi un mes, vuelvo a escribir… y no, no está terminado, jeje, falta más o menos la mitad!!. Ayer por la noche —que Sara salió a cenar con las amigas— lo puse por fin en el tapete, y pude colocar todo lo que llevaba hecho en las tablas; creo que voy a ir mucho más deprisa, aunque lo malo (siempre hay una parte negativa) es que me costará más ponerme con él, ya que cuando lo haga tengo que despejar la mesa entera del salón y como que a Sara no le gusta mucho.

El grueso de las velas más grandes ya está hecho. El objetivo ahora es rellenar los huecos blancos, tengo una tabla y dos filas de otra de fichas blancas (sólo blancas) con lo que espero no sea demasiado difícil. A ver si pongo una foto para que se vea cómo voy.

Me acabo de dar cuenta que parece que escribo una vez al mes, al menos desde julio, prometo escribir más a menudo.

24 de septiembre de 2019. Ayer por la noche estuve poniendo más fichas blancas, y ya quedan muy poquitas totalmente blancas; calculo que unas 20, y otras tantas de velamen y partes del barco que no he logrado colocar.

He pensado que ya voy a colocar todas las piezas que me faltan, y que básicamente son de cuerdas de las velas, aunque tiene que haber del barco porque hay algunos huecos que en las que tenía separadas no tengo, así que tienen que estar allí.

Hace unos días hice una foto que tengo en la cámara y que por eso no he subido, y tengo que hacer otra porque he avanzado bastante en las piezas blancas desde entonces.

Calculo que me faltarán unas setecientas piezas por colocar, complicadillo, pero ya sabemos, pieza a pieza, jajaja.

25 de septiembre de 2019. Bueno, pues ayer finalmente puse todas las piezas que me faltaban en tablas, concretamente en 5, y son 607 piezas las que faltaban por poner, o dicho de otra forma, he puesto hasta la fecha 1.393 piezas, ya queda menos!!

8 de octubre de 2019. Voy poco a poco poniendo piezas, cada vez queda menos. Como es bastante complicado estar todos los días enrollando / desenrollando el puzzle, voy cogiendo por partes y rellenando huecos.

De la foto de abajo estoy ahora, empezando por la izquierda, con el segundo hueco, que me parece el más complicado; luego haré el primero, y ya me quedará solo la parte central.

Mi objetivo es acabarlo antes del 21 de octubre lunes, que me voy a La Coruña hasta el jueves, y no podré hacer nada. A ver si cumplo, jejejeje. Ahí va la foto que tomé ayer:

14 de octubre de 2019. Bueno, bueno, ahora sí que puedo decir que esta semana finiquito el puzzle (espero que así sea, que si no, vaya ridículo, jajaja).

Durante la semana pasada acabé toda la parte que me había pasado a la tabla (la segunda empezando por la izquierda, y el viernes Sara salió de cena y le di un buen empujón, puse el tapete con el puzzle, añadí lo que había hecho durante la semana, y me quité la parte de la izquierda que me faltaba:

Anoche cuando Sara se acostó lo desplegué y puse unas cuentas (seis o siete, era muy tarde y estaba muy cansado), pero me aparté parte del cuadro central para hacerlo entre hoy y mañana en una tabla aparte. Calculo que me quedarán unas trescientas, así que si todo va bien y me pongo tres o cuatro días esta semana me lo termino, qué ganas!!!.

Esto es lo que puse en una tabla:

15 de octubre de 2019. Ayer puse… 4 piezas, jajajaja, tic tac, tic tac, a este paso…. No me pongo nervioso que se trata de disfrutar. Anoche me puse con el puzzle de SPuzzles “Fractal 3”, que me quedaban unas 30 piezas, y cuando lo acabé estaba tan cansado que solo rellené un hueco al que le faltaban cuatro piezas. Espero esta noche darle un buen empujón, si me pongo con él, cuando recoja contaré las que me quedan por poner, que cada vez son menos.

16 de octubre de 2019. Bueeeenoooooo, que casi lo acabo anoche y si no lo acabé fue porque era tarde y lo quiero disfrutar a tope. Me quedan… 44 piezas!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pues sí, anoche me puse y la verdad es que se ponían solas, da gusto cuando quedan tan pocas. No lo acabé porque eran las doce y cuarto de la noche y aunque podía acabarlo con un cuarto de hora más, lo quería disfrutar, porque la sensación de que se acaba cuando llevas tanto tiempo con un puzzle es tan especial que se debe disfrutar como se merece.

Pongo fotos de cómo lo dejé:

Y del detalle de las que quedan:

21 de octubre de 2019. Fin, fin, fin, el viernes lo acabé cuando llegué por la tarde, la verdad es que es una sensación de ‘deja vu’, como si te faltara algo y no quieres que se acabe. Le saqué un montón de fotos —ya pondré aquí alguna que están en la cámara— aunque hice una de la última pieza puesta, esta:

EPÍLOGO:
Espero, ojalá lo haya conseguido, que os haya entretenido; si además os he sacado alguna sonrisa, eso que me habréis regalado.

Creo que del relato se desprende que a mi pareja (Sara) no le gustan los puzzles… efectivamente, así es. No se puede tener todo y pese a que no le gusten, lo es todo para mí.

También se nombra en el relato a Pili, Jose y David, un matrimonio y su hijo amigos de Logroño que son parte de nuestra familia.

Sé que para muchos puzzleros tardar cuatro meses en hacer un puzzle de dos mil piezas es un pecado, y lo entiendo porque cuando lo veo en la lejanía también me lo parece a mí. Sin embargo, hacer un puzzle es sentarme en la mesa de puzzleo y disfrutar, tarde un día o tarde cuatro meses. Sé que todos disfrutamos, y que cada uno se acomoda a sus situaciones particulares; de lo que se trata es de disfrutar, con independencia del tiempo que tardes, estoy seguro que todo el que lo lea lo entiende.

Por último, y si has llegado hasta aquí, gracias, gracias y mil veces gracias por haberme dejado robarte un ratito de tu tiempo.

David Sarró
Socio AEPUZZ.

Please follow and like us: