Los puzzles en un centro de día

Soraya Pérez Carayol

Como ya comenté en una entrevista para el libro “La Fiesta del Puzzle”, trabajo en el Centro de Día de Ibi (Alicante). Mi puesto es el de TASOC (Técnico en Animación Sociocultural). Me encargo de preparar las actividades de ocio y tiempo libre de los usuarios y de llevarlas a cabo. Nos encargamos de 40 usuarios, pero con la reducción de aforo actual por necesidades sanitarias, tenemos grupos de 20, rotativos semanalmente y subgrupos de 10 como máximo. Son personas dependientes con diferentes grados y diversidad funcional, la mayoría con algún tipo de demencia o deterioro cognitivo. Pasan en el Centro el día y por la tarde se van a casa.

Soraya Pérez enseña técnicas de montaje

Según diferentes estudios de la importancia y el beneficio que aportan los puzzles en estos casos, unidos a mi pasión por ellos y las experiencias de otras actividades anteriores, he decidido utilizarlos más a menudo tipo proyecto. Estamos utilizando puzzles con piezas grandes, de 12 y 24, en sesiones de una hora. Estos años atrás, montaron rompecabezas de 100 piezas en equipos con nuestra ayuda, pero con mayor dificultad. También, en ocasiones especiales, con nietos y bisnietos, días que fueron muy emotivos al ver juntar piezas a varias generaciones.

Ahora que estamos trabajando de manera individual por los protocolos del covid-19, hemos decidido bajar el nivel y lo iremos subiendo más adelante si lo consideramos necesario. Algunos usuarios ya han empezado a subir el nivel y han pasado las 30 piezas de manera rápida, por lo que ya vamos a ir probando con puzzles de 50 piezas. Según he observado, ya se han hecho con la técnica y no creo que se encuentren con dificultad a la hora de enfrentar el nuevo reto.

La satisfacción por la meta conseguida

Las imágenes utilizadas creo que son apropiadas para las personas mayores, ya que no son infantiles y les pueden recordar momentos del pasado (con sus abuelos, padres e hijos) o del presente (con sus nietos y bisnietos). También hemos utilizado imágenes de animales al subir de nivel. Como ya he comentado muchas veces, creo que las marcas de puzzles deberían sacar a la venta puzzles de pocas piezas y con imágenes más reales y no sólo infantiles, para que las personas mayores o cualquiera que quiera iniciarse en este mundo, pueda empezar por poco de una manera que le llame la atención. Aunque no lo crean, somos muchos Centros los que utilizamos puzzles y nos cuesta encontrar los apropiados.

Es importante que las personas mayores salgan en estos artículos. Siempre que voy de Campeonatos se interesan y les gusta ver cuando salgo en la revista o en el periódico. Ahora me gusta que aparezcan ellos, ya que algunos no habrán salido en medios en toda su vida y a su edad seguro que les hace ilusión verse y guardarlo de recuerdo. Cuando les comenté la idea, se pusieron muy contentos y me dijeron que quieren que sus hijos y nietos los vean y estén orgullosos de ellos. A mí me emociona ver que se interesen y que algunos recuerden que les he enseñado técnicas que se utilizan para montar puzzles.

Respecto a la experiencia con los puzzles en estas semanas, he hecho preguntas a los usuarios del Centro de Día y las he recogido en un pequeño texto. Esto es lo que nos cuentan y seguro que os vais a sorprender con la edad de muchos de ellos.

Milagro Torró Payá

Milagro Torró Payá, 93 años

“Los he montado muy rápido. Tienen gracia y creo que el próximo día los montaré más rápido todavía. No había hecho nunca este juego. Tengo 5 hijos y de pequeños jugaban a juegos, pero a éste, no lo recuerdo. Me he quedado con las ganas de montar más puzzles. La imagen no me recuerda a mi abuelo, porque él era más abuelo. Este abuelo lo han hecho un poco exagerado, con una barba muy grande. Da miedo, saldrán los niños corriendo. Siempre estábamos con mi abuelo que era el dueño de la fábrica de juguetes Payá. Me hace gracia montar puzzles, le coges el punto y pones una pieza detrás de otra. Para poner las piezas me he ido fijando en la niña y en el abuelo.”

Julia Rodríguez Collados

Julia Rodríguez Collados, 91 años

“Los puzzles me han parecido muy bien. Me ha dado alegría montarlo. Estoy muy mayor, pero si lo hago bien me da alegría. Mi sobrina montaba puzzles y yo le ayudaba con las esquinas y borde. Me fijaba en las puntitas y metía los cartoncitos. Hizo un cuadro muy bonito y grande. Esta vez he puesto primero las esquinas y me fijaba en el color para poner la pieza donde le pertenece. Estaba el dibujo de la niña y el abuelo con la barba. Me recordaba a mi niño cuando era pequeño, que era muy bonico. Me gustaría montar puzzles otro día.

Tomás Garrote Casado

Tomás Garrote Casado, 89 años

“Me han parecido bien los puzzles, están bonitos. Estoy contento de terminarlos, aunque me han mareado un poco. He montado el marco primero. (A Soraya:) Aprendí contigo la otra vez. Me he entretenido.”

Fernando Martínez Serrano

Fernando Martínez Serrano, 88 años

“Al montar el puzzle me he quedado bien, satisfecho. Me ha parecido regular, pero cada día voy aprendiendo más. Me gustaría hacer más otro día. Para montarlo me he fijado en los colores. Cuando era zagal hacía puzzles y los hacía bien. Entonces eran más difíciles que ahora porque no había imagen para fijarse, se sacaba por intuición. Me enseñaron los maestros en la escuela y luego me los llevaba a casa. Me decían que tenía que combinar las casillas de cartón para que encajasen las cabezas. De pequeño me gustaban. Mi nuera y mis nietos antes hacían puzzles. Las imágenes de estos puzzles me recuerdan a mis vecinos que eran mayores.”

Mercedes Martínez Avilés

Mercedes Martínez Avilés, 85 años

“El puzzle cuando está montado se queda bonito. Tú los haces ya con los ojos cerrados. Si lo haces muchas veces, ya tienes experiencia. Encuentras las piezas adecuadas, las vas colocando y se forma la imagen. (A Soraya): Nunca antes había hecho puzzles, los he conocido aquí contigo de verlos. Me ha parecido difícil, a lo primero cuesta. Luego ya te va gustando más cuando te picas. Me he sentido muy bien al terminarlo.”

Julia Cantó Molina

Julia Cantó Molina, 85 años

“El puzzle al principio me ha parecido difícil, pero después me he aclarado y lo he terminado. Me he quedado contenta y quiero hacer más otro día. No había hecho nunca puzzles. Para montarlo me fijaba en los colores y en los dibujos. La imagen me recuerda a un niño o niña pequeño con su abuelo, le pide algo porque está sonriendo.”

Juana Torrente Cabrera

Juana Torrente Cabrera, 78 años

“Al terminar el puzzle me he sentido bien, contenta. He aprendido. Para montarlo me fijaba en los dibujos. No recuerdo haber hecho puzzles antes. La imagen me recuerda a cuando estoy con mis nietos, me encanta estar con ellos.”

Rosario Ferri Pérez

Rosario Ferri Pérez, 71 años

“Me han gustado los puzzles y para montar otros días. Mi compañera ha hecho más. En el Centro hemos hecho otras veces con más piezas en equipos; eran más grandes y costaban más. Esta vez pensaba que no sabía si lo terminaría. Me he quedado contenta cuando lo he terminado. Para montarlo lo ponía encima de la plantilla y me fijaba en los colores, en los brazos, pelo… Buscaba lo que tenía cada pieza y lo ponía encima de la imagen. Fuera del Centro nunca he montado puzzles, ni con nietos ni con hijos. (A Soraya): Nos enseñaste tú. La imagen me recuerda a cuando mi niña era pequeña.”

“Ahora me he enseñado más y me gusta más. Me gustaría hacer uno grande para poner en un cuadro. Son un poco difíciles, pero vas poniendo las piezas donde crees que puede ir por el dibujo y has que aciertas.”

Teresa Payá Gil

Teresa Payá Gil, 67 años

“Los puzzles son muy bonitos. Me han parecido regular, ni fácil ni difícil. Estoy contenta de terminarlos. Muchas veces he hecho con mis hijos. Mis nietos aún no hacen puzzles. En el Centro hemos hecho otras veces. (A Soraya): He aprendido los trucos que me enseñaste. Las imágenes me recuerdan a mis hijos y a mis nietos. Para montarlos me fijaba en la imagen. Quiero hacer puzzles otro día.”

Dolores López Martínez

Dolores López Martínez, 67 años

“El primer puzzle me ha parecido difícil porque no lo veía bien y el siguiente fácil. Cuando lo he terminado me he sentido muy bien, porque estaba decepcionada por el primero. También me he sentido relajada de ver que lo podía ir haciendo. Me ha gustado para montar otro día. Para montarlo me iba fijando en el dibujo y en los colores. No me ha hecho falta empezar por los bordes. Cuando mi nieto era pequeño, le compraba, hacíamos juntos y le decía que empezara por las esquinas. (A Soraya): En el Centro he aprendido más con los trucos que me enseñaste. Montar puzzles es una manera de distraer la mente en lo que estás haciendo y aunque cueste, se consigue. La imagen me recuerda a mi padre y a mí cuando era pequeñita, porque estábamos muy unidos.”

Leonor Almendros Maxia, 66 años

“Al terminar el puzzle me he sentido muy bien conmigo misma, mucho. Me voy contenta a casa y con ganas de hacer más otro día. Estos me parecen fáciles con lo que nos has explicado. Hay que poner las esquinas y los bordes para que se quede cerrado. Me he fijaba en el color de la lámina para poner las piezas. Hace años montamos uno en familia y ahora está de adorno en la habitación de mi hijo. Me gustaría montar en casa también.”

Tras varias semanas de prueba e iniciación en el mundo de los puzzles de manera individual para algunos, he observado que, tras una hora de montaje, se van a casa con mejor estado de ánimo y que se sienten útiles y con ganas de afrontar de nuevo el reto otro día. Por el momento, seguiremos con el proyecto dos veces al mes y si lo desean, en su tiempo libre. Quién sabe si en los próximos años apareceremos en autobús por algún Campeonato con una excursión organizada como las del IMSERSO, dispuestos a participar en alguna categoría y optando al premio de mayores de 60 años.

Please follow and like us: