RESUMEN 1ª OLEADA PUZZLERA 2020

Por Mª Carmen Salas

La Oleada Puzzlera fue una iniciativa que pretendía, como su propio nombre indica, inundar todas las redes sociales de puzzles, creando una conexión entre los aficionados puzzleros, incluyendo los de otros países, con todos los puzzles realizados durante 24 horas en el fin de semana del 18 al 19 de julio de 2020.

La actividad fue creada para que cualquier aficionado pudiese participar de forma individual o por equipos de hasta cuatro personas, independientemente de su lugar de procedencia y residencia, gracias a que los puzzles que realizaron en esas 24 horas los pudieron publicar en cualquier red social junto con el comentario o hashtag de #oleadapuzzlera y #aepuzz.

Y como no queríamos que la experiencia se quedase sólo en España, nos pusimos en contacto con puzzleros que organizan encuentros y actividades en sus países de origen o residencia, contando con la colaboración de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, México y Costa Rica junto con España como promotora de la iniciativa.

Sin embargo, para que la actividad no se quedase solamente en una multitud de publicaciones de puzzles en las redes sociales, se decidió crear un ranking internacional de participación gestionado a través de inscripciones previas según los países que se sumaron a esta actividad. También se dio la oportunidad a participantes de otros lugares del mundo que no tenían representación, para lo que se les pidió unirse a uno de los países organizadores, lo cual implicó que puzzleros de Argentina, Venezuela o Turquía, entre otros, también pudiesen participar en el ranking internacional.

La iniciativa les pareció muy interesante, por lo que empezamos la andadura en conjunto planificando reuniones telemáticas en las que explicarles el funcionamiento para que cada país pudiese ser independiente a la hora de registrar sus inscripciones y puzzles realizados, compartiendo archivos y formatos iguales para todos ellos. Poco a poco, la organización tomó forma y quedó todo preparado para el evento de forma unificada (formularios de inscripción, normas de participación, registro de puzzles, etc.) todo bajo la tutela de la organización de España. Sin embargo, para los socios de AEPUZZ que participamos, resultó más sencillo gracias a nuestro informático, que facilitó que cada equipo o participante individual pudiese registrar sus propios avances directamente en la web de la asociación.

Para la validación de los puzzles, cada país eligió un objeto secreto distinto para cada categoría, que debían incluir a la hora de realizar las fotos solicitadas (puzzle desmontado con su caja, puzzle al 50% del montaje y puzzle terminado), que se mantuvo en secreto hasta el día del evento.

El inicio del encuentro tuvo lugar a las 12:00h del 18 de julio, hora local de cada país (hora peninsular en el caso de España) por lo que los primeros en arrancar fuimos los españoles, seguidos de chilenos, bolivianos, mexicanos, ecuatorianos y por último los “ticos” (costarricenses). Y para favorecer la conexión entre los participantes, a través del Canal de Youtube de la asociación se retransmitió en directo el inicio de la actividad en los diferentes países y también con conexiones en momentos puntuales, donde se pudieron ver los avances de algunos participantes y conocer la experiencia tanto de participantes como de colaboradores a través de entrevistas.

Para la organización del evento resultó un éxito la conexión puzzlera internacional y la repercusión del evento, los datos lo dicen todo:

  • Más de 300 participantes (57 equipos y 153 participantes individuales).
  • Participantes de 10 nacionalidades distintas.
ArgentinaBoliviaChileColombiaCosta RicaEcuadorEspañaMéxicoTurquíaVenezuela
  • Más de 400 puzzles realizados.
  • Un total de 271.950 piezas colocadas (163.750 piezas en categoría individual y 108.200 en equipos).
  • 96 marcas distintas de puzzles.
  • Y fotos, muchas fotos de puzzles.

Como participante, fueron 24 horas (si, resistí las 24 horas) de intenso puzzleo, siempre en compañía de mi pareja puzzlera y de l@s puzzler@s noctámbul@s que resistimos en pie colocando piezas sin descanso, entre risas y whatsapp, incluso viendo la retransmisión en directo que se hizo desde algún país. Por supuesto, no me perdí ninguna de las entrevistas y conexiones que se hicieron desde el canal de Youtube de la asociación, con ese súper presentador que tenemos en plantilla.

También tuve la suerte de disfrutar de la experiencia como parte de la organización, la cual comenzó un par de meses antes. Primero establecer las bases y preparar las herramientas informáticas que nos permitieran registrar los puzzles. Esta vez nuestro informático nos preparó la web para que cada participante pudiese subir sus avances, lo cual nos facilitó el trabajo muchísimo, ¡¡¡bravo Pablo!!! El siguiente paso era contactar con colaboradores de otros países para que se uniesen a la experiencia. Una vez conseguidos los contactos, nos pusimos en marcha poniendo en común lo que ya teníamos preparado desde AEPUZZ. A falta de un mes, comenzaron las reuniones por zoom para poner en común las bases de la actividad, la finalidad, el funcionamiento y la organización de la información en las que, además de trabajar en el proyecto, también pudimos conocernos y, por supuesto, echarnos unas risas. Fueron días de videoconferencias en las que nos pusimos cara y con las que creamos lazos puzzleros para futuras colaboraciones. Para mí todo un lujo haber participado y encantada de haber conocido a todas estas personas.

En resumen, unos meses y un intenso fin de semana para recordar y que espero repetir algún día. Gracias por haber pensado en mí para participar de esta experiencia desde dentro y como puzzlera.

Desde AEPUZZ agradecemos la colaboración de los puzzleros internacionales para hacer de este evento algo único. Y por supuesto, de todas las personas tanto participantes como miembros de la organización por hacerlo realidad.

Please follow and like us: