Valladolid se convierte durante el próximo fin de semana en la capital española del puzle

Casi 300 participantes llegados de todos los puntos de España competirán en la maratón prevista para el sábado y en la prueba individual del domingo

La Cúpula del Milenio albergará la competición, pero también una retrospectiva sobre los rompecabezas, que en este 2016 cumple 250 años de vida

La fiebre por los puzles regresa a Valladolid, que albergará este fin de semana el II Torneo Internacional de Puzles Ciudad de Valladolid. La cita, organizada por la Asociación Española del Puzles (Aepuzz) en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, y patrocinada por Educa, reunirá a aficionados de toda España, pero también contará con la presencia de la Campeona del Mundo, la francesa Sophie De Goncourt, integrante del equipo franco-belga y que ya se proclamó vencedora en la primera edición.

El fin de semana “puzlero” arrancará, en la Cúpula del Milenio, el sábado 17, día en el que se dirimirá qué equipo de 4 personas es el más ágil en lo que a coordinación y colocación de piezas se refiere. El maratón por equipos, un formato de competición muy popular en centro-europa, es el primero que se realiza en España, arrancará a las 12 de la mañana y tendrá una duración de ocho horas.

La organización entregará puzles a cada equipo a medida que vayan siendo completados. Serán de la marca Educa, de tamaños entre 500 y 1.500 piezas. Será necesario el montaje perfecto de cada rompecabezas para poder solicitar el siguiente. Cada equipo se quedará con todos los puzles que complete durante la prueba.

En cuanto a los premios, el conjunto que acabe en primera posición recibirá 400 euros; el segundo, 300; el tercero, 200; y el cuarto clasificado, cien euros. De igual manera, los tres primeros clasificados recibirán un trofeo que protagoniza la Iglesia de La Antigua, uno de los emblemas de Valladolid, obra del escultor Juan Villa, autor del atrezzo para películas y del conocido programa “Cuarto Milenio”, con una base de granito.

De esta manera, Valladolid recupera el Torneo Internacional que en su anterior edición se celebró en 2014, gracias al empeño de la Asociación Española del Puzles (Aepuzz), que ha previsto para este certamen premios por valor de 1.500 euros.

Prueba Individual

Ya en la jornada del domingo, el ocio en equipo dará paso al individual. Esa prueba, que también tendrá lugar en la Cúpula del Milenio, arrancará a las 11 horas con un reto para los participantes: completar un puzle de 500 piezas de la marca Educa en el menor tiempo posible, y con un tope máximo de 2 horas y media.

El motivo del puzle será determinante, ya que cada concursante muestra mejor su habilidad según el tipo de imagen, siendo los más temidos aquellos que cuentan con imágenes de animales sin trazos muy definidos o los que ofrecen algún tipo de paisaje uniforme. Frente a lo que cabría pensar, la mayoría de los expertos que se darán cita en Valladolid prefieren zonas lisas como un cielo degradado.

En total, serán 70 los participantes que puedan optar a la victoria y los 500 euros en premios que se entregarán en esta categoría.

El Torneo concluirá a las 13:30 del domingo con la entrega de premios y trofeos que presidirá un representante del Ayuntamiento de Valladolid, y en la que también participarán responsables de Aepuzz y de la marca patrocinadora Educa-Borrás.

250 Aniversario del Primer Rompecabezas

El encuentro vallisoletano servirá también para acercarse a una “Retrospectiva de la Historia del Puzle”, desde sus orígenes, hace ahora 250 años, hasta 2016. Esta exposición, comisariada por el vallisoletano Fernando Álvarez-Ossorio, ofrece todo tipo de detalles sobre la evolución de este divertimento, desde sus orígenes hasta el día de hoy.

Cabe recordar que las crónicas dicen que el primer puzzle fue un mapa. John Spilsbury, un antiguo aprendiz de geógrafo de la Corona Inglesa, “fabricó” el primer puzzle en 1766, al montar uno de sus mapas de Europa en una tabla de madera y serrar cuidadosamente los bordes de cada uno de los reinos. Su idea era utilizarlo para que los niños aprendieran geografía. Y lo consiguió.

Con motivo del 250 aniversario de ese hallazgo y con ese mismo sentido didáctico, Aepuzz ha desarrollado diferentes concursos, charlas y  talleres para niños, con el objetivo de acercar a grandes y pequeños a una afición que atrae a cada vez más personas en España.

La muestra que acogerá Valladolid consta de tres apartados:

El primero es la propia retrospectiva, con paneles informativos sobre la Historia del puzle, el proceso de creación las piezas, su mecanizado y el progreso en el diseño. Se explica, a través de ocho fotografías y textos, cuál fue el primero, cómo han evolucionado los rompecabezas, cómo llega a España, quién lo introdujo, sus elementos identificativos.

Un segundo panel habla sobre los materiales empleados para fabricar los puzles, cómo era la madera, el cartón o ahora elementos metálicos, plásticos, cristal… pasando también por los procesos, la maquinaria y demás.

El tercer apartado en esta primera parte se centra en la evolución de la pieza. Esto es, cómo la primera no tenía forma, era sinuosa, pero sin entrantes y salientes; quién fue el primero en poner un push-fit (empuje y coloca), cómo ha ido evolucionando, cómo entra el troquel, o cómo los cortadores hacen diseños diferentes con motivos personalizados. Aquí puede verse también la evolución en los tamaños de los puzles, hasta llegar a los de 40.000 piezas que ya existen.

La segunda parte se refiere a una retrospectiva, que parte de los orígenes del puzle y hace un recorrido cronológico, con 26 paradas, en las que se alude a fechas importantes como 1783, cuando se ve el primer puzle no cartográfico plasmado en una pintura, nada menos que por Goya, o 1820, cuando estos rompecabezas llegan a Estados Unidos… hasta llegar a 2004, en que se celebra el primer foro de Puzles en España, o 2012, cuando se crea la Asociación Nacional del Puzle.

Por último, la tercera parte, ofrece puzles físicos reales que abordan todo el recorrido histórico de este hobby, desde 1766 hasta nuestros días, a través de piezas con puzles históricos de la colección de los Álvarez-Ossorio, una familia vallisoletana que se sitúa entre los grandes coleccionistas de puzles del mundo. Obran en su haber una colección de más de 2.000 composiciones. En este apartado pueden verse creaciones del siglo XVIII, pero también el puzle más grande del mundo que puede verse montado en la actualidad, de 33.600 piezas, construido por primera vez en tan solo 19 horas por 100 expertos durante el acontecimiento llamado “Reto Salvaje” celebrado en 2014 precisamente en la capital del Pisuerga. Un interesante ejercicio visual para conocer la evolución del tamaño en las piezas, las cajas y las composiciones.

Please follow and like us: